Crucero all inclusive: la mejor alternativa para viajar en familia

Planear unas vacaciones en familia es todo un desafío: el momento más esperado del año pero quizás uno de los más difíciles a la hora de complacer a todos y respetar el presupuesto. Con el avance del tiempo, las opciones para viajar son cada vez más y se ajustan a los distintos estilos y grupos de viajeros. Cuando el plan es viajar en familia, uno debe tener en cuenta diversos factores que aumentan la complejidad de la planificación: elegir un destino deseado y con atractivos para todos, un alojamiento en el que haya lugar suficiente y a la vez intimidad para la o las parejas, entretenimiento para los distintos miembros de la familia, acorde a las diferentes edades e intereses y, finalmente pero no de menor importancia, tener en cuenta el menú diario o las alternativas para salir a comer.

Lejos de los prejuicios comunes sobre los servicios all inclusive, actualmente hay diversas alternativas que se ajustan al bolsillo de cada uno y que ofrecen facilidades para acceder a un paquete de viaje que resuelva, en un único lugar, todos los requerimientos anteriormente mencionados para toda la familia. Una de estas opciones con servicio todo incluido es optar por un crucero all inclusive que, en sus distintos itinerarios y programas, reúne la totalidad de los servicios que garantizarán un viaje inolvidable. A continuación, algunos de los servicios incluídos en la receta clave para unas vacaciones en familia sin margen de error:

 

1) Alojamiento

El mayor beneficio de vacacionar en un crucero es que el alojamiento no está solo garantizado sino que es de categoría y en el interior de la embarcación en la que se hará todo el recorrido. Independientemente de los puertos visitados, los camarotes serán siempre los mismos para poder apropiarse del espacio, dejar las pertenencias de valor en un sitio seguro y sobre todo: evitar las molestas y estresantes mudanzas de un hotel a otro.

 

2) Comida y bebida

El beneficio más aclamado de todo crucero all inclusive es, sin duda, el servicio ilimitado de comida y bebida. La clave del ahorro está en incluir todos los alimentos y bebidas que la familia entera consumirá durante el tiempo de vacaciones ya que, generalmente, es en este ítem que el presupuesto vuela. Incluyendo las 5 comidas del día y con opción de elegir en el buffet o a la carta en el restaurante tradicional, todos podrán elegir según sus preferencias y sin preocuparse por calcular el precio en el menú.

 

3) Entretenimiento

Al hablar de vacaciones con niños o adolescentes, el gasto contemplado para entretenimiento es siempre significativo. Los chicos podrán disfrutar del tiempo libre en actividades planificadas por el personal del crucero, ya sean pequeños convocados a los mini-club infantiles o adolescentes que esperan ansiosos el momento del matiné. Para los adultos, las cenas show o espectáculos a bordo del crucero son siempre un momento de disfrute en pareja o familia. Además, para compartir en familia, los paseos en las distintas ciudades visitadas o las diversas piscinas y juegos acuáticos son siempre una buena opción.

 

4) Relax

Finalmente, actividades incluidas para relajarse y olvidar la rutina de tierra firme. Con el servicio de todo incluido se tiene acceso a los jacuzzis, piletas de agua climatizada y áreas de bienestar. Desde beber una copa al atardecer sintiendo un relajante masaje de burbujas hasta tomar una clase de aerobics para luego distenderse, los momentos de placer a bordo son innumerables.

Si los paseos en familia son maravillosos pero ponen los pelos de punta, ahora ya no hay excusa. Contemplando las distintas alternativas de itinerario y presupuesto, así como las edades de los distintos miembros, los cruceros resuelven más de una dificultad en un único pack.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *